LEY SEGUNDA OPORTUNIDAD

Tras la última crisis económica, la Ley de Segunda Oportunidad ha permitido que "una persona física, a pesar un fracaso económico empresarial o personal, tenga la oportunidad de encarrilar nuevamente su vida e incluso de arriesgarse a nuevas iniciativas, sin tener que arrastrar indefinidamente una losa de deuda que nunca podrá satisfacer". De esta manera, se permite a los deudores de buena fe deshacerse de sus deudas para poder seguir adelante con otros proyectos.

Los mecanismos que la ley de segunda oportunidad ofrece a les personas que se quieren acoger son:

- ACUERDO EXTRAJUDICIAL DE PAGOS: La más demandada por familias y pequeños autónomos. Gracias al cual, los deudores inician una etapa en la que podrán negociar con los acreedores la reestructuración de sus deudas.

- CONCURSO CONSECUTVO: Es en la práctica una liquidación ordenada del patrimonio de los deudores para que así puedan atender todas las obligaciones de pago posibles. En cualquier caso, siempre se pueden acoger a lo que se conoce como "Beneficio de Exoneración del Pasivo Insatisfecho" (BEPI) que permite a sus deudores cancelar y anular todas aquellas deudas que sean imposibles de pagar, ya sean privadas o públicas.

En definitiva, la ley de Segunda Oportunidad ofrece mayor flexibilidad para que particulares y autónomos puedan salir adelante en un proceso de endeudamiento que les podría llevar a la quiebra económica.