TARJETAS REVOLVING

Las tarjetas revolving son un tipo de tarjeta de crédito, cuya particularidad es que las compras que se realicen con la misma se pagan a plazos, a priori puede parecer muy beneficioso para el cliente pero la realidad es que se aplican unos intereses altísimos que prácticamente no permiten amortizar nada el capital, interés que pueden incluso alcanzar el 25%.

Debido a la jurisprudencia favorable al consumidor y a la creciente prestación de demandas reclamando este tipo de tarjetas algunas entidades bancarias acceden a un acuerdo extrajudicial para evitar ir a los tribunales.

El principal objetivo que se persigue con la reclamación o de la negociación es que se declare la nulidad del contrato y la devolución del exceso de intereses pagados.